Jornada de Prevención de Abusos a Menores

El encuentro organizado por la Provincia chilena fue la oportunidad para los delegados de las obras jesuitas para informarse, compartir experiencias y crear nuevos protocolos para enfrentar el tema.

El viernes 12 de abril se realizó la cuarta Jornada de Prevención de Abusos a Menores en el teatro del Colegio San Ignacio Alonso Ovalle, una instancia para los delegados de las obras y establecimientos de la Compañía de Jesús para compartir experiencias y aunar criterios en torno al tema

La iniciativa encabezada por la Oficina de Planificación y Seguimiento Apostólico y el Equipo de Prevención, tuvo como anfitrión al Padre Larry Yévenes SJ a cargo de dirigir la extensa jornada que comenzó con las palabras del Provincial de la Compañía, Cristián del Campo SJ, dando a conocer los hechos ocurridos los años 2018 y 2019 y la respuesta de la Provincia.

Con el teatro lleno, los participantes tuvieron la oportunidad de compartir en grupos, hacer preguntas y poner en común frente al plenario. Las actividades también contemplaron dos talleres: de “Manipulación de conciencia y abuso de poder” con el psicólogo Camilo Barrionuevo; y el de “Patrones de un abusador de menores y el rol de los terceros” con Alejandro Reinoso.

Para el Padre Larry Yevenes la jornada fue una oportunidad para poder aclarar dudas importantes en torno a la prevención de abusos: “Cada realidad pastoral, apostólica tiene sus propios desafíos. Debemos buscar un protocolo nacional de la Compañía de Jesús a la realidad particular. La participación va en la línea de como responder a cada situación sobre todo cuando hay inquietud ante un posible abuso”, señaló.

“La Iglesia tiene que contribuir ante una pandemia, se debe crear conciencia, es urgente ante la gravedad de que un niño sea vulnerado en sus derechos. No podemos quedarnos de brazos cruzados”, Padre Larry Yévenes.

Daniela Iturra de la Red Educacional Ignaciana asistió como participante en su calidad de delegada de Prevención y también valoró la realización de la actividad: “Es súper importante, para tomar conciencia, hablar el tema y poder trabajarlo en cada obra. No se tenía tan presente, ahora hay que tomar líneas de acción, generar protocolos. Ese es un paso muy grande para forjar relaciones sanas. Además para tener un modo de proceder”.

“Veo el futuro con esperanza, estamos en un tiempo de cambios sociales que estas cosas ya no se tienen miedo de hablar. Es tiempo para acciones concretas, por eso estas capacitaciones nos sirven para llegar a la gente, formar una comunidad más unida, veo un futuro esperanzador de aquí a cuatro años más”, Daniela Iturra.

 

fuente: Jesuitas Chile